¿Tu orquídea tiene hojas amarillas? Esto es lo que debe hacer

En primer lugar, respire profundamente y aléjese de la regadera. Llegaremos al fondo de esto juntos, y esperamos que haya encontrado su camino aquí antes de que la situación se vuelva grave. Es fácil entrar en pánico cuando esos hermosos, las hojas verdes cerosas se vuelven de un tono enfermizo de chartreuse y empiezan a verse un poco sueltos en el rizoma.

Las orquídeas requieren mucho esfuerzo para mantenerlas. Algunos tipos de orquídeas requieren mucho esfuerzo para obtenerlos y también pueden ser bastante costosos. Esos factores se suman al estrés de ver un problema que no sabemos cómo corregir. El diagnóstico de hojas amarillentas en una orquídea puede ser bastante simple, o más bien complejo, pero si se detecta a tiempo, generalmente es posible salvar la planta.

Sigue leyendo para explorar el puente. causa común de hojas de orquídeas amarillentas. También aprenderá sobre algunos otros problemas potenciales que pueden surgir en el camino.

La respuesta corta

La razón más común por la que las hojas de una orquídea se vuelven amarillas es por riego excesivo. Las raíces de las orquídeas necesitan mucha circulación de aire y odian mantenerse húmedas y empapadas. Las raíces empapadas son propensas a pudrirse, lo que hace que la planta sea vulnerable a muchos problemas diferentes. Otras causas pueden ser insuficiencia o exceso de luz solar, así como plagas o enfermedades fúngicas. Las orquídeas necesitan un equilibrio especial de agua, luz y humedad para prosperar en el interior.

La respuesta larga

Hay siete razones comunes por las que las orquídeas tienen hojas amarillas. Desde lo que ya hemos hablado sobre el exceso de riego hasta los desequilibrios de la luz solar y las enfermedades, es importante llegar a la raíz del problema para poder abordarlo adecuadamente. Veamos las siete razones más comunes por las que las orquídeas desarrollan hojas amarillas.

Demasiada agua

Una de las causas más comunes del amarillamiento de las hojas de las orquídeas es el riego excesivo.

La razón principal por la que las hojas de las orquídeas se vuelven amarillas es porque se les riega en exceso. Esto puede significar que se riegan con demasiada frecuencia. También puede significar que están en un recipiente que no permite un drenaje adecuado. Esto es especialmente cierto en el caso de las orquídeas que viven dentro de la casa. Puede ser muy difícil lograr un entorno que imite su hábitat natural.

La mayoría de las orquídeas son plantas de aire. Absorben la mayor parte del agua y los nutrientes que necesitan del aire que los rodea a través de sistemas de raíces centrales y raíces aéreas. Como tal, la circulación del aire es muy importante para la salud de la planta. Cuando traemos orquídeas dentro de la casa, alteramos la forma en que obtienen el agua que necesitan.

Al colocarlos en contenedores, inhibimos la flujo de aire alrededor de las raíces. Si regamos con demasiada frecuencia, el sustrato de la maceta no tendrá tiempo de secarse y las raíces se volverán blandas y blandas, y susceptibles a la pudrición de la raíz.

La solución

Replantar su orquídea puede resolver este problema si se detecta a tiempo. Elija un recipiente con mucho drenaje y aberturas para que circule el aire. Use una mezcla para macetas de orquídeas especialmente formulada compuesta principalmente de hombro, ya que la tierra para macetas normal inhibirá el flujo de aire y permanecerá húmeda durante demasiado tiempo.

Al trasplantar, use una herramienta limpia y afilada para cortar las raíces y hojas dañadas, y trate todos los cortes con un agente antifúngico, como azufre en polvo. Finalmente, reduzca la frecuencia de riego.

Las orquídeas sobreviven mucho mejor bajo el agua que en exceso. Mantenidas en el interior, las orquídeas solo necesitan regarse una vez por semana, y el medio de la maceta debe secarse completamente entre riegos.

No hay suficiente luz

Primer plano de dos orquídeas en macetas en el alféizar de una ventana iluminada por el sol.  Hojas grandes de color amarillo y verde, de forma ovalada con nervios verticales.  Raíces gruesas de color verde y gris sobre mezcla para macetas en macetas transparentes.
Debido a la falta de buena iluminación, las hojas de las orquídeas pueden decolorarse y volverse de un color amarillo pálido.

Otro problema al que se enfrentan las orquídeas en el interior es un falta de luz adecuada. Si nota una decoloración general de las hojas de sus orquídeas a un verde amarillento pálido, intente acercarlas a una ventana bien iluminada. A la mayoría de las especies de orquídeas les gustan muchas horas de luz indirecta brillante al día.

Sin la luz adecuada, la planta no puede producir clorofila a través de la fotosíntesis. El resultado es una decoloración general de las hojas. La luz inadecuada también inhibirá la formación de capullos, por lo que las flores serán escasas, si es que las hay.

Otros signos de orquídeas con falta de luz solar incluyen hojas que comienzan a caerse o marchitarse después de haber comenzado a amarillear.

La solución

Esto es bastante sencillo. Deberá mover su planta a un lugar más soleado. Puede elegir una nueva ubicación permanente o elegir rotar su planta en diferentes ubicaciones según sea necesario. Permitir suficiente luz solar asegurará que se mantengan saludables y también fomentará la floración.

Demasiado sol directo

Primer plano de hojas de orquídeas quemadas por el sol en dos macetas translúcidas sobre una mesa de madera contra una pared blanca.  Las hojas son simples, largas, ovaladas, de color verde oscuro con puntas de color naranja brillante quemadas por el sol.
Debido al exceso de sol directo, las hojas de las orquídeas pueden quemarse.

La otra cara del dilema de la luz es que a las orquídeas no les gusta el sol directo. Algunas especies, como las orquídeas vanda y cattleya, pueden tolerar algunas horas de sol directo por la mañana, pero en general, la mejor luz para una orquídea es la luz indirecta pero brillante.

Si notas que las hojas superiores, o las hojas que reciben más luz, comienzan a verse pálidas y tienen un aspecto decolorado, probablemente esté recibiendo demasiado sol directo. También puede ver que las flores comienzan a caer. Trate de moverlo a un lugar que no esté expuesto directamente al sol o considere filtrar la luz del sol con una cortina transparente.

La solución

una vez al la hoja de orquídea está quemada por el sol, no se puede guardar y lo más probable es que comience a pudrirse. Si ve que una hoja comienza a ponerse negra y blanda, debe quitarla para que otras hojas no se infecten. Puede adelantarse a cualquier problema y podar las hojas amarillentas temprano si los bordes comienzan a ponerse un poco crujientes.

Humedad insuficiente

Humidificador blanco grande cerca de las flores de orquídeas en casa en el suelo marrón.  El humidificador tiene forma cuadrada con muchos orificios en la parte superior y lateral del dispositivo, se coloca un regulador de nivel de humedad negro en el medio del humidificador.  4 orquídeas florecientes en macetas de flores translúcidas se encuentran en el suelo cerca del humidificador.  Las flores se recogen en inflorescencias y constan de tres pétalos grandes, redondeados y fusionados y un labio inferior.  Flores de diferentes colores como el blanco con ricas rayas rosas, rosa suave y blanco suave.
Las orquídeas necesitan alta humedad alrededor del 60-80%.

Las orquídeas son nativas de climas tropicales y subtropicales, que tienden a ser bastante húmedos. Hay una buena cantidad de humedad en el aire para que sus raíces aéreas accedan, y todo lo que necesitan es una buena lluvia de vez en cuando.

Su crecimiento epífito significa que sus raíces no necesitan o no les gusta estar rodeadas de un medio húmedo para macetas. Pero más bien, prosperan en alta humedad. 60%-80% es un buen nivel para la mayoría de las orquídeas. Esto puede ser difícil de lograr en interiores, ya que a la mayoría de las personas no les gusta ese nivel de humedad en el hogar.

La solución

Lo ideal es colocar la orquídea en un baño bien iluminado. Si necesita aumentar la humedad alrededor de su orquídea, puedes usar un humidificador, o coloque la olla encima de un plato lleno de agua y algunas piedras. Las piedras son necesarias para elevar la olla.

Sus raíces nunca deben asentarse en el agua; esto provocará la temida pudrición de la raíz. Rociar una orquídea también puede ser útil, pero tenga cuidado de no permitir que el agua se acumule en las hojas y las flores, ya que esto puede hacer que se pudran.

Plagas

Primer plano de dos cochinillas en hojas de orquídeas.  El cuerpo de la cochinilla es ovalado, blanco, cubierto con cera en polvo.  Las hojas de las orquídeas son de color verde brillante y están unidas a un tallo grueso en capas.
Las plagas de orquídeas más comunes son las cochinillas, las escamas y los pulgones.

Otro culpable de las hojas amarillentas y, en general, de aspecto poco saludable son los insectos que se alimentan de los nutrientes de la planta. Si las hojas de sus orquídeas están amarillentas o muestran manchas marrones o el nuevo crecimiento y las flores se están marchitando, es muy probable que tenga un problema de insectos. cochinillas, pulgones y escala Todos son fanáticos de las orquídeas y pueden drenar una planta de los nutrientes adecuados muy rápidamente si no se tratan.

cochinillas son blancas y esponjosas, y fáciles de ver. Les gusta esconderse en lugares estrechos, así que busque en las uniones de las hojas. También dejan residuos blancos. Si una infestación se detecta temprano, las cochinillas harinosas se pueden eliminar con alcohol isopropílico en un hisopo de algodón. Si la infestación es grave, se recomienda trasplantar y desechar la mezcla para macetas infectada.

pulgones son fáciles de ver, parecen pequeños gusanos blancos y tiernos brotes nuevos. El alcohol también es útil para eliminar los áfidos, pero puede ser más abrasivo que una simple solución de lavavajillas y agua, que es muy eficaz para combatir los pulgones. Una vez que los pulgones hayan sido tratados, asegúrese de enjuagar la planta y secar el agua que se deposite en las hojas para evitar que se pudran.

Escala son insectos que forman capullos en la parte inferior de las hojas que se pueden raspar con una presión suave. La extracción manual funciona bien en áreas que se pueden ver. Nuevamente, si la infestación es severa, puede ser necesario trasplantar y tratar con insecticida.

La solución

Como se mencionó con cada plaga, todas tienen diferentes remedios. Por lo general, se recomienda trasplantar con una mezcla fresca para macetas, independientemente del tipo de plaga. Una vez replantado, asegúrese de evitar la pudrición de la raíz a toda costa.

Hongo

Primer plano de hojas de orquídeas verdes afectadas por una infección fúngica al sol en el jardín.  Las hojas son grandes, simples, ovaladas, de color verde claro con un tinte amarillento y pequeñas manchas negras por todas partes.
Para deshacerse de una infección por hongos, es necesario cortar todos los tejidos afectados con herramientas limpias y tratar la planta.

El hongo es una espada de doble filo para las orquídeas. Las semillas de orquídeas germinan en la naturaleza uniéndose a hongos que ayudan a descomponer los nutrientes que necesitan. Este hongo permanece en las raíces y es beneficioso, e incluso necesario para la salud de la planta.

Los hongos se convierten en un problema cuando otro problema afecta la integridad de las raíces. Los hongos se alimentan de tejidos muertos, por lo que se convierten en un problema cuando otro problema provoca la muerte del tejido. La razón más común de una infección por hongos en una orquídea es el riego excesivo.

La solución

Tratar la planta por exceso de riego.trasplantar, recortar cualquier tejido afectado con herramientas limpias y afiladas, y tratar los cortes con un agente fungicida.

Es natural

Primer plano de una orquídea en una maceta transparente sobre un alféizar de ventana blanco con una hoja amarilla.  5 hojas grandes, ovaladas, con venas paralelas, 4 de las cuales son de color verde oscuro intenso y sanas.  Una de las hojas tiene un color naranja intenso con pequeñas manchas de color verde pálido.  Hay dos macetas más con orquídeas moradas en flor cerca.
Las hojas viejas de las orquídeas tienden a ponerse amarillas y caerse.

Es completamente natural que las hojas viejas eventualmente se vuelvan amarillas y se caigan. Una orquídea madura perder alrededor de 2 hojas por añonaturalmente.

Las hojas viejas almacenan nutrientes y agua para el desarrollo de un nuevo crecimiento. Una vez que estas hojas se agoten de sus nutrientes, simplemente se desvanecerán y se caerán de forma natural.

La solución

Si las hojas más viejas de la planta se están poniendo amarillas y ninguna otra hoja parece estar afectada, simplemente deje que la naturaleza siga su curso. Cuando esas hojas hayan cumplido su propósito para la planta en su conjunto, se caerán solas.

Resiste la tentación de podarlos. Mientras estén adheridos a la planta, están proporcionando valiosos nutrientes.

Pensamientos finales

Por lo general, cuando observamos cómo aparece una planta en particular en la naturaleza, podemos deducir cómo debe cuidarse esa planta en nuestros hogares. En la naturaleza, la mayoría de las orquídeas son epífitas, crecen en el aire, adheridas a la corteza de un árbol. Sus raíces crecen naturalmente dentro y alrededor de la corteza del árbol. Esto sostiene a la planta y le permite absorber la humedad y los nutrientes del aire que la rodea.

Imitar este entorno lo más cerca posible es la mejor manera de garantizar una vida larga, saludable y llena de flores para sus orquídeas. Golpeando a la derecha equilibrio de luz, agua y humedad resolverá el 90% de los problemas relacionados con el amarillamiento de las hojas de las orquídeas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

You cannot copy content of this page