¿Cuánto y con qué frecuencia debe regar las flores de Pascua?

Las flores de Pascua son la flor por excelencia de las fiestas. Son una manera divertida y fácil de mejorar su decoración y, a menudo, nos los regalan durante la temporada navideña. Las flores de Pascua vienen en una variedad de diferentes cultivares con hermosas variaciones de color. También son conocidas por ser plantas muy amigables para principiantes.

Si bien su cuidado es bastante simple, a veces lo que parece sencillo es un poco complicado. especialmente riego. A las flores de Pascua les encanta la humedad, pero también odian sentarse en tierra empapada, por lo que es importante mantener un equilibrio cuidadoso para mantenerlas en buen estado durante la temporada.

Afortunadamente, hemos reunido todo lo que necesita saber sobre el riego de flores de Pascua. Con estos útiles consejos, ¡dispondrás de agua en un abrir y cerrar de ojos!

La respuesta corta

Las flores de Pascua se deben regar una vez por semana, alrededor de 12 onzas líquidas para una maceta de 6 pulgadas y alrededor de 20 onzas líquidas para una de 8 pulgadas. Sin embargo, seguir un cronograma en lugar de responder a la condición de su planta y suelo puede generar problemas. Desea permitir que la capa superior del suelo se seque entre riegos, manteniendo el resto constantemente húmedo. No permita que su poinsettia se asiente en suelo demasiado húmedo, ya que esto conduce a la pudrición de la raíz.

La respuesta larga

Estas plantas populares son un elemento básico de vacaciones.

Las flores de Pascua provienen de la gran y variada familia Euphorbia. Las coloridas brácteas que muchos jardineros confunden con la flor misma son en realidad hojas modificadas que cambian de color después de largos períodos de oscuridad. En el centro de cada bráctea están las flores reales, que son pequeñas y amarillas. Estos se llaman ciatia.

Dado que son plantas festivas vinculadas con la Navidad, la mayoría de las personas descartan las flores de Pascua cuando pierden las hojas y el color después de las fiestas. Sin embargo, pueden ser mantenido como bonitas plantas de interior durante todo el año e incluso se puede plantar al aire libre en climas cálidos.

Si bien las flores de Pascua brindan un toque floral fácil para alegrar el invierno, sufren cuando se riegan demasiado o no lo suficiente. Afortunadamente, con una comprensión de su hábitat natural y necesidades específicas, el proceso se vuelve mucho más fácil!

Hábitats Nativos

Selva con muchos tipos de plantas diferentes creciendo.  Algunos tienen flores rojas y otros tienen flores moradas en el fondo.
Estas plantas son nativas de los bosques tropicales centroamericanos.

flores de Pascua, o Euforbia Pulcherimma, crece naturalmente en los bosques caducifolios tropicales de América Central y México. Disfrutan de abundantes lluvias durante gran parte del año, con períodos secos estacionales. El bosque proporciona mucha humedad y luz filtrada.

La temperatura difiere solo alrededor de 9 ℉ entre el verano y el invierno, lo que le da a las flores de Pascua un ambiente de crecimiento constante con pocas fluctuaciones en el calor y el frío.

Breves ráfagas de lluvia saturan completamente las plantas hasta sus raíces antes de drenarlas rápidamente. El suelo está constantemente húmedo pero nunca empapado, proporcionando un ambiente rico con el oxígeno adecuado.

Con el conocimiento de sus condiciones nativas ideales, es más fácil de entender las necesidades de riego de nochebuenas. La tierra con buen drenaje y los recipientes con riego minucioso y poco frecuente son clave.

¿Con qué frecuencia necesitan agua las flores de Pascua?

Jardinero regando plantas con hojas rojas.  Lleva guantes amarillos y sostiene un rociador de manguera de plástico para regar las plantas que cuida.
Un programa de riego de rutina no siempre es necesariamente el mejor método de riego con estas plantas delicadas.

La mayoría de nosotros preferiríamos regar en un horario fijo. Esta previsibilidad nos hace sentir seguros de que estamos cuidando bien nuestras plantas y elimina cualquier conjetura. En el caso de las flores de pascua, esto significaría un riego completo una vez por semana.

Desafortunadamente, cumplir con un cronograma puede crear problemas para nuestras plantas. Las flores de Pascua se ven afectadas por las variaciones de temperatura, luz y humedad dentro de nuestros hogares, lo que afecta la cantidad y la frecuencia con la que necesitan hidratación.

El uso de un programa ignora el factor más importante en cuanto a si su poinsettia necesita o no agua: la condición del suelo. Si simplemente riega una vez a la semana sin verificar el contenido de humedad del suelo en el que crece su poinsettia, puede regar demasiado o muy poco y dañar su planta.

En lugar de ceñirse a un horario, revise el suelo cada pocos días. Haga la "prueba de los nudillos" insertando el nudillo de su dedo profundamente en el suelo. Si la capa superior está completamente seca, ¡es hora de regar! Si dejas que toda la tierra se seque, la flor de pascua se marchitará y dejará caer hojas. Por el contrario, si riega cuando el nivel superior del suelo aún está húmedo, corre el riesgo de que el suelo se empape, lo que conduce al agotamiento del oxígeno y la pudrición de la raíz.

El drenaje adecuado también es crucial. El exceso de agua debe drenarse a través de la tierra rica y suelta y fluir a través de los orificios de drenaje en el fondo de la maceta. Retire siempre la funda decorativa del vivero en la que vino su poinsettia, permitiendo que las raíces respiren y eliminando un charco de exceso de agua. Las raíces empapadas provocan enfermedades e infecciones fúngicas.

Sin un drenaje adecuado, incluso el jardinero de interiores más atento no podrá regar adecuadamente. Verifique que cualquier contenedor en el que crezca su flor de pascua tenga orificios de drenaje en la parte inferior. Si elige trasplantar, use una mezcla para macetas de plantas de interior con perlita o fibra de coco para que el agua pueda fluir libremente a través de las partículas sueltas del suelo.

¿Cuánta agua necesitan?

Planta con hojas rojas floreciendo en el jardín.  Hay follaje verde en la base de la planta, y las hojas que son rojas tienen gotas de agua en cada hoja.
La frecuencia de riego es importante, pero también lo es asegurarse de proporcionar suficiente agua.

Ahora que ya sabes cuándo regar, ¿Cuánta agua necesitan realmente tus flores de Pascua? Usar una cantidad específica parece infalible, especialmente para los principiantes. Sin embargo, así como la frecuencia de riego debe variar según el suelo de la flor de pascua y las condiciones de su hogar, también lo hace la cantidad de agua que necesita.

En lugar de medir el agua según las recomendaciones, debes colocar la flor de pascua en el fregadero y dejar que el agua fluya hasta que la tierra esté completamente saturada. Sabrás que el agua ha llegado a las raíces de tu planta cuando el exceso comience a drenarse por los agujeros en el fondo de la maceta.

Considere la técnica también. Gire su maceta para que todos los lados se rieguen de manera uniforme en lugar de un chorro concentrado en un lado. Desea asegurarse de que todas las raíces estén hidratadas y que no haya bolsas de tierra seca descuidadas. Deje la planta en su fregadero hasta que todo el exceso de agua fluya por el fondo antes de devolverla a su posición anterior.

Si ha esperado demasiado para regar, la tierra puede compactarse. En lugar de saturar la tierra hasta las raíces, el agua se escurrirá por el fondo del recipiente y por los lados sin penetrar la tierra en absoluto. Esto se debe a que el suelo compactado se vuelve hidrofóbico, lo que significa que resiste la humedad.

Si la tierra de la flor de pascua está compactada, prueba a regar desde abajo en lugar de con una corriente aérea. Llene su fregadero con unas pocas pulgadas de agua, coloque su planta dentro y deje que la tierra seca absorba lentamente la humedad a través de los orificios de drenaje inferiores.

Este es un proceso lento eso toma alrededor de 30 minutos. Una vez que el suelo esté saturado, drene el fregadero y permita que el exceso de humedad se drene de la maceta. A continuación, puede volver a colocar su planta en su contenedor decorativo y en la ubicación elegida.

Factores que afectan los horarios de riego

Ahora sabe que cumplir con un programa de riego estricto no proporciona el mejor cuidado para su flor de Pascua. ¿Por qué es esto? Porque el entorno de tu hogar afecta las necesidades de la planta. Hay algunos factores críticos que influyen en la cantidad y la frecuencia con la que las flores de Pascua necesitan agua, y vigilarlas ayudará a que prosperen.

Niveles de luz

Plantas rojas sentadas en una mesa en contenedores junto a plantas más pequeñas.  Las hojas son rojas, pero hay algo de follaje verde en la base de la planta.
La cantidad de la luz solar que recibe su planta puede afectar sus necesidades de humedad.

Como plantas navideñas decorativas, las flores de Pascua a menudo se colocan donde mejor complementen la decoración. Sin embargo, prefieren condiciones de iluminación específicas, y la cantidad de luz solar que recibe su planta es un determinante importante de las necesidades de riego.

Sin luz solar adecuada, la humedad en el suelo se evapora lentamente. Regar una vez por semana en condiciones de poca luz podría hacer que la flor de pascua se llene de agua.

Con luz directa y brillante, las plantas se secan rápidamente. Si su poinsettia se encuentra en una intensa cantidad de luz solar, es posible que deba aumentar el riego a más de una vez por semana.

Idealmente, las flores de Pascua recibirán de 6 a 8 horas de luz indirecta brillante por día. Una vez que haya encontrado un buen lugar para su poinsettia, revise el suelo cada dos días para determinar con qué frecuencia se seca el nivel superior. Riegue solo cuando esta capa esté completamente seca. De esta manera, regarás cuando tu planta realmente lo necesite, respondiendo a las condiciones de iluminación particulares de tu hogar.

la temperatura

Plantas compradas en contenedores que crecen al aire libre con follaje rojo.  Las plantas están floreciendo al sol.
Cuando se cultivan fuera de su rango de temperatura normal, las flores de Pascua pueden tener problemas.

Las temperaturas en su hogar también influyen en la frecuencia de riego. Las flores de Pascua prefieren un clima cálido, entre 65 y 75 ℉ para florecer. Pero teniendo en cuenta que sus brácteas modificadas muestran su color característico durante los días fríos del invierno, ¡es probable que su flor de Pascua festiva experimente algunas fluctuaciones de temperatura!

El aire interior caliente o la colocación cerca de fuentes de calor en el hogar harán que el suelo se seque rápidamente. Si desea asegurarse de que su poinsettia reciba suficiente agua en este entorno, deberá revisar el suelo todos los días.

Ráfagas de aire frío de ventanas y puertas abiertas afectará negativamente a su poinsettia, mientras que las temperaturas frías constantes retrasarán la evaporación en el suelo. Deberá regar con menos frecuencia si su poinsettia se mantiene por debajo de 65 ℉. Nuevamente, deje que el suelo sea su guía y sabrá el momento adecuado para regar.

humedades

Plantas navideñas con hojas rojas que crecen en un ambiente húmedo.  Las plantas tienen follaje rojo y verde que crece en el desierto.
La humedad puede desempeñar un papel en las necesidades de humedad.

Fieles a su naturaleza tropical, las flores de Pascua aprecian algo de humedad. Idealmente, el el contenido de humedad en el aire debe estar entre 55-75%. Sin embargo, el aire en nuestros hogares varía mucho, lo que afecta la cantidad de agua que necesita su flor de Pascua.

En ambientes de baja humedad con aire cálido y seco, las flores de pascua retendrán menos humedad en el suelo. Revíselos con frecuencia y asegúrese de regar cada vez que las primeras pulgadas de tierra estén completamente secas. También puede usar un humidificador para aumentar la humedad en su hogar, reduciendo la necesidad de regar con frecuencia.

Si tiene mucha humedad, el suelo de la flor de Pascua retendrá la humedad por períodos más largos, lo que disminuirá la frecuencia con la que necesita regar. Analizar el suelo le indicará cuándo su flor de Pascua necesita agua, lo que evitará el riego excesivo y las raíces podridas.

Señales de exceso de riego

Planta con hojas marchitas en una maceta.  Las hojas son marrones, amarillas y rojas cuando caen de los tallos de la planta.
El riego excesivo puede hacer que las hojas se vean marchitas y moribundas.

Si sigue un programa en lugar de la condición del suelo, es probable que riegue demasiado o poco su poinsettia. ¡Regar en exceso es fácil de hacer y es un culpable común de la muerte de las flores de Pascua navideñas!

A las flores de Pascua les encanta la humedad, pero esto no significa que les guste la tierra constantemente húmeda. La tierra pesada y empapada priva a la planta de oxígeno, lo que hace que se asfixie o desarrolle problemas de hongos.

Las flores de Pascua con exceso de agua tendrán hojas marchitas y amarillentas, que eventualmente se caerán de la planta. Debajo del suelo, las raíces se pudrirán, volviéndose blandas y enfermas. Ya no absorberán la humedad y los nutrientes..

Si ve estos síntomas y sospecha que ha estado regando en exceso, permita que el suelo se seque completamente antes de volver a regar. Si su flor de pascua continúa marchitándose, retire las hojas afectadas e intente trasplantarla con tierra fresca y con buen drenaje. Al trasplantar, corte las raíces podridas para evitar la propagación de hongos. Use un recipiente con muchos orificios de drenaje y observe su planta cuidadosamente mientras se recupera.

Signos de falta de agua

Planta con hojas caídas sobre el suelo en maceta.  El suelo está seco y sumergido.  Las hojas están cayendo sobre el suelo como resultado de la falta de agua.
El riego insuficiente puede provocar la caída de hojas y puede identificarse por el nivel de humedad del suelo.

Las flores de Pascua también tienen problemas cuando están bajo el agua. Notará hojas marchitas, con bordes marrones o amarillas que se enroscan en los extremos. El marchitamiento en este caso es causado por la falta de agua dentro de las células de la planta, dañando su estructura interna.

Como con la mayoría de los problemas, el suelo es clave para comprender las necesidades de su planta. Si la tierra en la maceta de la nochebuena está seca y compactada, no ha recibido suficiente agua y necesitará intervención para mantenerse con vida.

Trate este problema de inmediato regando desde el fondo, permitiendo que las raíces beban a través de los orificios de drenaje de la maceta. Si las raíces no están dañadas de forma irreparable, la planta responderá animándose en una o dos horas.

Pensamientos finales

El riego receptivo es crucial para mantener su poinsettia con un aspecto saludable durante toda la temporada. Aunque nos encantaría seguir un horario fijo, hacerlo ignora las diferentes condiciones que dictan cuánto y con qué frecuencia las flores de pascua necesitan agua.

Aunque requiere un poco más de atención, riego en la cantidad y frecuencia adecuadas no tiene por qué ser difícil. Vigile la humedad en el suelo, el drenaje adecuado y los síntomas de exceso y falta de agua. ¡Pronto entrará en un buen ritmo de riego de su poinsettia y podrá disfrutar de una planta saludable y hermosa durante los fríos meses de invierno y más allá!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

You cannot copy content of this page